contacto: almadanogueron@hotmail.com

me parece que vivo / que estoy entre los ruidos (...)

#Oliverio Girondo

………………………………………………………………………………………………………

*Las obras aquí compartidas precedidas por el símbolo corresponden a la propiedad intelectual de la autora y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

viernes, 16 de junio de 2017

★cuello bote





todavía estoy encarnada a una canción de grillos
y no sé cuándo fue la última vez que me miré los pliegues
ni la primera que le conté los años a las cutículas

tengo los sueños y las espinas dorsales en ú
las camisetas de esmalte permanente transpiradas y huecas

a los nudillos les estuvo faltando calcio
guantes de lana
a las muñecas se les partió el jabón blanco
se aturdieron
a la lectura de dedos meñiques se le oxidaron los horóscopos
se le esculpieron las cajas chinas
se le venció la quiromancia
se le estiraron los sweaters y los plazos fijos

todavía estoy encarnada a una canción de grillos
la onicofagia y la imaginación

se me han hecho costumbre



De Quemar el fuego ©, 2017.



martes, 13 de junio de 2017

sábado, 10 de junio de 2017

MY





No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación. Creo que voy a ponerme a construir.

Marguerite Yourcenar
(Fuegos, 1936)




jueves, 8 de junio de 2017

ardimos nomás!





Quemar el fuego: descubrí (otra vez) que algunas cosas son muy difíciles de explicar con palabras;
ejemplo: todo lo que pasó ayer a la tarde!

¿tres palabras?: emoción (mucha) – felicidad (de la que se comparte) – GRACIAS (a lxs que acompañaron con la presencia, a lxs que escribieron para mandar buena vibra, a lxs que estuvieron con el pensamiento, el corazón y el espíritu (que capaz que sí existe) 












lunes, 29 de mayo de 2017

cosas que pasaron este fin de semana:







lectura de poesía en Teatro Auditorium




presentación de Urbano, de Raúl Rodrigo Alonso





más lectura de poesía en FM 91.7 (KLA)






jueves, 25 de mayo de 2017

cuadernos de infancia / TOC de infancia (los tuve / los tengo)





Cierta vez se me ocurrió hacer una lista de mis manías para contemplarlas fríamente y tratar de librarme de alguna. Aunque reconocí que las más tenaces se arraigaban en mis primeros años, me propuse combatir las más recientes. Ese estudio prematuro no me aportó ningún descanso, sin embargo, y durante mucho tiempo seguí envidiando a mis hermanas, quienes, al acostarse, no perdían ni un minuto, mientras que yo me pasaba las horas enteras en idas y venidas que no me aportaban ninguna utilidad ni alivio (…).
Antes de acostarnos debíamos poner los juguetes en su sitio. A mí no me bastaba agrupar las muñecas, procurarles la ternura suficiente del contacto de sus brazos. Cuidaba, además, sus posturas. A veces era necesario que me levantase de noche para ir, a escondidas, al cuarto de los juguetes y cerciorarme de que ninguna mantenía un brazo en alto, la cabeza agachada o dada vuelta hacia atrás. No hubiera podido dormir pensando en que se pasaría toda la noche con una pierna encogida, sentada de costado, en una posición incómoda. Esta costumbre me siguió mucho tiempo. Más tarde, al visitar alguna casa donde hubiera criaturas, permanecía hasta que se hallaran acostadas para aproximarme a las muñecas, disimuladamente, y con un gesto distraído bajar un brazo, enderezar una pierna.
Nunca pude, tampoco, beber sólo un trago de agua o de cualquier otra bebida. Era imprescindible que fueran dos, cuatro, seis. (…) Por mucha sed que tuviera, a medida que bebía contaba los sorbos para detenerme siempre en un número par, y durante mucho tiempo, todas las noches, antes de acostarme, bebía cuatro traguitos de agua.



Norah Lange. Cuadernos de infancia (frg.), 1937. 




viernes, 19 de mayo de 2017

★fin de la cita: imagen y voz





(...) se vuelcan los nidos de los pájaros
los fuegos
los nudos de las gargantas
las revistas / los abanicos
las revistas que sirven de abanico

se vuelcan

les falta un punto donde poder terminarse
el margen de alguna foto que los amontone










martes, 16 de mayo de 2017

Juan Rulfo nació hace 100 años





Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo. Mi madre me lo dijo. Y yo le prometí que vendría a verlo en cuanto ella muriera. Le apreté sus manos en señal de que lo haría, pues ella estaba por morirse y yo en un plan de prometerlo todo. “No dejes de ir a visitarlo – me recomendó. Se llama de este modo y de este otro. Estoy segura de que le dará gusto conocerte.” Entonces no pude hacer otra cosa sino decirle que así lo haría, y de tanto decírselo se lo seguí diciendo aun después de que a mis manos les costó trabajo zafarse de sus manos muertas. (Pedro Páramo, 1955).




Premios Raúl González Tuñón





Notas de felicidad: este sábado pasado recibí una mención especial por uno de mis poemarios inéditos en los Premios Raúl González Tuñón, otorgados por Grupo Editorial Sur y Ediciones Lamás Médula, en la 43° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Las fotos que debía:










jueves, 11 de mayo de 2017

★warning





Descripción: integra la sección “metales” de Quemar el fuego © / pretende dialogar (¿secretamente?) con algunas de las geniales obras de Robert & Shana ParkeHarrison / no lo pude subir a Youtube (infracción de derechos de autor de la canción elegida) / recuerden que pueden encargarme ejemplares a través de MP / ¡buen final de jueves!


video







miércoles, 3 de mayo de 2017

tres de juan





Costumbres
(sefiní, 1964)


no es para quedarnos en casa que
[hacemos una casa
no es para quedarnos en el amor que
[amamos
y no morimos para morir
tenemos sed y
paciencias de animal



Celda 4
(perros célebres vientos, 1963)


eugenio el tierno duerme casi huido mientras los que engendraron tempestades ni idea tienen del precio que pagarán por su cabeza brillando pálida en la celda su luz cayendo sobre descendientes que tampoco sabrán cómo era eugenio cuando ardía y con su cucharita espantaba las bestias




la más mujer del mundo
(el amante mundial, 1962)


sonríe como un cómplice
bajo el calor suelta sus animales bellos desnudos
[indolentes
y recorren la tierra llenándola de ansias de carne
[en libertad
ella prepara sus abismos
ninguno la conoce
en la mitad de la noche me despierta la oigo cómo
[enciende su furor
y las crepitaciones
de rostros que ella quema lentamente
contra su voluntad




Juan Gelman (1930 – 2014)



lunes, 1 de mayo de 2017

Quemar el fuego ©





Más de un año de trabajo (de los largos que duran como treinta meses), y acá estamos, con las manos y la cabeza incendiadas, pero felices :)
Quemar el fuego © es la 2da rara criatura que voy a dejar al mundo (a la porción de monoblocks que adornan la cuadra). Consta de dos grupitos lindos de poemas de la vieja y de la nueva escuela / de la vieja y de la nueva quien escribe, artesanalmente unidos en simpáticos ejemplares.
En cuestión de días se darán a conocer los detalles de su presentación oficial. Por el momento, vamos conversando los interesados y yo por MP u otros medios de masiva comunicación… ¿les parece bien?
Agradecimientos especiales: Pablo Lizalde (ilustración y diseño), Paola Russo (logística), Laura Cófreces (fotografía).


Curiosidades varias: Para la realización y posterior auto – edición de este libro se necesitaron: un agujero por donde pasar todo lo que por extrema falta de onda o extremo exceso de páginas fue quedando afuera, un número indefinido de noches sin conciliar debidamente el sueño, ningún paquete de puchos, mucho pero mucho esfuerzo y tres excusas más o menos respetables o, como mínimo, discutibles.











domingo, 30 de abril de 2017

buenas lecturas en Félix U. Camet





leímos linda poesía en el encuentro nacional de escritores de Mar del Plata

(con Lautaro Rocha y Cocó Galli)










sábado, 29 de abril de 2017

Alejandra's birthday





cuidado con las palabras
(dijo)
tienen filo
te cortarán la lengua
cuidado
te hundirán en la cárcel
cuidado
no despertar a las palabras

acuéstate en las arenas negras
y que el mar te entierre
y que los cuervos se suiciden en tus ojos cerrados
cuídate
no tientes a los ángeles de las vocales
no atraigas frases
poemas
versos

no tienes nada que decir
nada que defender
sueña sueña que no estás aquí
que te has ido
que todo ha terminado



Alejandra Pizarnik , 1956.



domingo, 23 de abril de 2017

Día del Libro





Día del Libro: me agarra con El mono gramático de Octavio Paz (libro versión fotocopia), una de mis cuentas pendientes {yo diría desde los años púber o épocas de esa calaña}; nivel de voladura de sesos: 100. 







viernes, 21 de abril de 2017

★grietangular





en este momento alguien que no conozco
está por pronunciar
un gesto definitivo.

(quiero envolver el contenido de una caja vacía
con las mismas manos con las que escribo tu nombre en el cemento fresco;

un nombre puede ser  / una señal de fuga o de tiempo
puede ser / el lenguaje de todos los hombres
atrapado en el movimiento sordo
de un espanto perfecto)

alguien sabe todas las palabras;

alguien que no conozco ni voy a llegar a conocer sabe
todos los gestos:
los contenidos icónicos mejor manipulados / sabe
las geometrías completas de mi carne y de mi lengua
sabe
las marcas en la tierra ya estropeadas por inconexas pisadas que estoy a punto de decir
de salvar de la vuelta de llave
de volcar

en la fisura última del mundo




martes, 4 de abril de 2017

hoy nació #marguerite





Y vendrá un tiempo. Vendrá un tiempo en que ya no sabremos dar un nombre a lo que nos una. Su nombre se irá borrando poco a poco de nuestra memoria. Y luego, desaparecerá por completo.



Marguerite Duras; Hiroshima mon amour; 1959.





miércoles, 29 de marzo de 2017

Raúl!






Entonces comprendimos que la lluvia también era hermosa.
(…)Sus tambores acunan nuestras noches y la lectura tranquila corre a su lado por los canales del sueño.
Tú venías hacia mí y los otros seres pasaban.
No habían despertado todavía al amor.
No sabían nada de nosotros, de nuestro secreto.
(…) Ya es seguro que ningún desvío nos separará.
Ni en nuestra carne ni en nuestro espíritu.
Nunca pasaremos la línea del otoño.
(…) Sin embargo, yo quería hablar de la lluvia, igual pero distinta, ya al caer sobre los jardines, ya al deslizarse por los muros, ya al reflejar sobre el asfalto las súbitas, las fugitivas luces rojas de los automóviles, ya al inundar los barrios de nuestra solidaridad y de nuestra esperanza, los humildes barrios de los trabajadores.
La lluvia es bella y triste y acaso nuestro amor sea bello y triste, y acaso esa tristeza sea una manera sutil de alegría.


Raúl González Tuñón

(Bs. As., 29 de marzo de 1905 – 14 de agosto de 1974)




lunes, 27 de marzo de 2017

dos poemas de Sandra Gudiño [con despidos]





dos poemas con despidos
          

       I


Hay días en los que me levanto
y pienso:
va a pasar algo
no es un día normal
voy y vengo
acumulo sensaciones
que pueden parecer mucho
o nada en absoluto.

Llego al trabajo
y un cartel explica
las horas de teoría serán cubiertas
por el usuario de internet
número G-2017.

Recojo diez años de servicio
y vuelvo a casa.
Con lo preparada que sos
no hay derecho
diría mi madre si me viera.
Te rajaron vieja
pregunta mi hijo
mueve la mano
en el único además que existe
para los despidos.
Tendremos que remar todos a una
para mantener el barco a flote
-digo.

Porque el sistema es
un hoyo abierto en la arena de la playa
pide agua y se la traga
pide más agua             más traga
pide más vidas
                                    y se las traga
pidetragapidetragapidetraga.

Pide
       y me traga.



               II

Las horas ya no arden
el aire no rechina de calor
ni de chicharras.
Es marzo.
Viene la lluvia.
Vuelven los olores aplastados.
También las paritarias
asambleas-porcentajes-paro:
me despiden.
Noticia rayo 
                   todavía me traspasa.

Digna
abandono la reunión
no quiero que vean
las costuras de mis neurosis
ni esta bronca
                     toque de queda.
Un taladro el pulso
contra los oídos late
me miro las manos.
Pienso en el poema que diga
te ponés vieja y te canjean
por tutoriales en internet
                           pero no es el caso.

Una pantalla no pone en juego
el corazón
tampoco la mirada.
Mi currículum ahora dice:
docente
diez años tirados
a la papelera de reciclaje
y aquí no ha pasado nada.

No hay mal
                  que por bien no venga
-diría mi abuela
¿creen que toda mi vida
                          cabe en una tecla?




[inéditos]




martes, 21 de marzo de 2017

lea poesía / sienta poesía / postee poesía














#poesía





Este fin de semana pasado estuve participando con inmensa alegría de las jornadas de celebración del Día Mundial de la Poesía. Entre otras muchas emociones, tuve el privilegio de compartir escenario con el enorme, enorme, enorme (y para mí un poco eminencia) Rafael Felipe Oteriño, quien con la simpleza y humildad de un maestro me sorprendió regalándome su último libro. Exploté de felicidad (sonrisa, sonrisa, sonrisa). Cito por acá abajo unos fragmentos del mismo, que vienen al caso para festejar esta tan hermosa fecha:



La poesía está primordialmente sostenida por la emoción, emoción que se produce por la irrupción de una imagen que busca asiento en las palabras, palabras que son portadoras, antes que de un significado, de una temperatura especial. Y todo eso ocurre de manera mágica: como en una danza en la que los pasos parecen avanzar con olvido de quien los gobierna. (…) Un día visité el Oráculo de Apolo, en Delfos, y observé las piletas por donde circulaban las aguas humeantes que embriagaban a la pitonisa, las losas en que los intérpretes dilucidaban sus palabras, y comprendí que la poesía cumple una tarea semejante a la de esos intérpretes: traduce algo que flota denso, indiviso – y cuántas veces hermético- y que recién se vuelve manifiesto cuando encuentra el lenguaje que lo revela.



Rafael Felipe Oteriño; Una conversación infinita; Ediciones del Dock, 2016.