*Las obras aquí compartidas precedidas por el símbolo
corresponden a la propiedad intelectual de la autora y se encuentran protegidas bajo las disposiciones vigentes de Derecho de Autor y Copyright*

lunes, 29 de diciembre de 2014

★quo vadis*




de dónde sale el agua que respiran los vidrios los días de invierno
el hambre que nos causa la playa

adónde va el viento cuando deja de seguirnos
adónde las cartas
las tarjetas de cumpleaños que nunca fuimos capaces de mandarnos

adónde habría que reclamar las deudas que se tienen nuestros cuerpos
sobre qué otras desnudas criaturas
acomodan sus partes íntimas

adónde están los bordes que le fuimos recortando al camino
los cajones de manzana que no pudimos salvar

por dónde corre la sangre mojada
por qué sucias sábanas se revuelca su mancha

adónde van los libros prestados
(a veces leídos / siempre perdidos / nunca devueltos)
adónde sus notas al margen
sus índices manoseados
sus verdaderos padres

adónde duermen los peces cuando no están despiertos
cuando no ahogan sus cuerpos en ollas hirviendo
adónde van sus lágrimas
sus otras aguas

de dónde nacemos cuando ya hemos muerto
de dónde salen los otros
cuando los demás no nos piensan / ni nos adoran / ni nos fingen /
ni nos pueden alcanzar

adónde corren los verbos
y las formas de los signos
cuando no los podemos decir / ni atravesar / ni encender

de dónde sale el suelo cada vez que el infierno
quiere escaparse de los edenes

adónde esconden tu nombre
cada vez que el mío no se deja gritar
cada vez que nos deja el viento
cada vez que a los vidrios les empieza a faltar la respiración
después de la playa

en invierno




#Leído en la previa al concierto del amigo David Aguilar en Argentina. Tremenda visita. 

¡Gracias!















miércoles, 17 de diciembre de 2014

La Perla Literaria




Los invito a leer la entrevista que me hiciera Mariana Garrido para "La Perla Literaria".
Gracias miles.

¡Pasen cuando así lo deseen!











lunes, 8 de diciembre de 2014

★úes de hierro




por ahí andaba otra vez la pared                     
ahí estaba
sucia de Man Ray y de Dalí
de Cocteau y de Magritte
aplastada sobre la irrealidad misma del cemento fresco
impresa sobre barbarie inerte / sobre úes de hierro / sobre bestias
(a lo mejor míticas
a lo mejor simples criaturas de moda medieval puestas de mitad en mitad)

ahí estaba otra manera de decir
un poco más inexacta que de costumbre
menos fiel
de melenas enchapadas en hojas de lata
en elegancia equina
en cueros

ahí estaba otro giro del habla maltratado por la lengua escrita
descosido por las puntas
embalsamado
abandonado sobre los granos de arena que habitan los relojes cuando hay mucho aire
cuando hay ventisca

por ahí andaba / ahí estaba
otro montón de nosotros mismos
otro genio encerrado en un vaso de Gin Tonic
con el aceite de la lámpara quemado y la lista de deseos abrochada al cuello de la camisa

por ahí andaba                                                  
(ahí estaba)

otro zodíaco de mayo puesto en pleno diciembre

otro absoluto perfecto mirándose las partes
con la apatía de un fragmento

y la arrogancia de un todo







*Imagen: Obra perteneciente a la colección “Running” de Sayaka Ganz, escultora japonesa contemporánea, quien lleva adelante su arte haciendo uso de objetos domésticos reciclados, integrándolos como formas orgánicas o animales vivos en movimiento.                               


www.sayakaganz.com



miércoles, 26 de noviembre de 2014

★otras invidencias*




Hace mucho que no nos descomponemos
las bocas con las lenguas,
que no empacamos.

Hace mucho que no empezamos el libro
por la página veinte.

Todos los meses
nos quieren venir a cobrar
la misma factura vencida
de lenguajes fósiles, de pactos,
que desobedecimos y prendimos fuego.
Nos conjeturan culpables
de habernos ido del epílogo sin pagar.

Y a nosotras también nos toca siempre
el condón manipulado.
Nos toca siempre
trabajar los domingos;
asesinarnos a poesía,
a descargas eléctricas.

Hace mucho que dejamos de escucharnos las pisadas de las sombras,
que no hablamos.
Hace mucho que nos arrancamos los ojos de la venda
que solíamos usar
para jugar al gallo ciego.




*10º Feria del Libro - Mar del Plata - Puerto de Lectura - 2014
















          












martes, 18 de noviembre de 2014

Paredes





Parecés un castigo
que no se puede barrer.



Juan Gelman  (1930-2014). Poeta argentino.





sábado, 4 de octubre de 2014

★todas




“(…) creo que soy un hombre afortunado
por no haber tomado la sopa
por no haber hecho la tarea
por no haber  ido a la Iglesia”
Genaro Patraka



a Genaro



¿Cuántas palabras pueden escapar de nuestras bocas mientras dormimos,
mientras rompemos celestes con rojos?
Puede que algunas.
Puede que otras se nos vayan a retirar de rodillas,
por el fuego criminal del asfalto,
o se nos vayan a quedar amasando cuentos de niños en nuestras gargantas,
en nuestras bibliotecas invidentes.

¿Cuántos ojos pueden parpadear nuestras manos antes de cerrarse?
Puede que unos pocos
o puede que sólo aquellos a los que no hayan mutilado a luces de flashes
y a insectos traídos por el viento.

¿Cuántas revelaciones íntimas,
cuántas mitades de fábulas incompletas
pueden confiarnos su sangre, su origen y su progenie
a la vuelta de cualquier esquina?
puede que algunas /
puede que unas pocas /
puede que gruesas / que falsas / que exactas /que monstruos
puede que muchas
o puede que todas ellas.





lunes, 15 de septiembre de 2014

¡Gracias, Pangea Azul!




#júbilodesmedido


Me han llegado hace unos días los españolísimos ejemplares de Pangea Literaria... (tan majos!)

¡Saludo especial a la bella Salamanca!

"No anotó bien las preguntas, pero supone que todavía está a tiempo de maltratarle los signos de admiración a las respuestas."
                                                    

 texto completo: si nO gira nO es bola












viernes, 29 de agosto de 2014

★sin título




Falta poco para encontrarme, ya sé. No sé adónde me habré ido pero es cierto que no estoy. Por estas horas, mientras en esta ciudad se duerme y en otras mitades del orbe se lee en búlgaro, aparezco en el medio de una calle, desnuda de zapatos y de cajas mágicas, profanándole las bóvedas a mi propia existencia, sondeándome los pasados perfectos por las páginas en blanco de los diarios íntimos (¿públicos?) de otros usuarios en línea.
Falta poco para que me empiece a quedar muda, ya sé. Muda de voces que me vayan dictando a golpes qué es lo que se debe hacer, lo que se debe creer, lo que se debe dejar de sentir. Muda  de abecedarios y de lengua de señas.
Resultó que en ninguno de esos diarios íntimos/públicos me han puesto. No sé entonces adónde me habrán dejado, en cuál de mis cumpleaños me habré olvidado de pedir los deseos - o habré pensado en aquella secuencia efímera que ya lo tenía todo como para andar desperdiciándolos. No sé en qué papeles no retornables habrán anotado mi nombre (Sí. Yo también tengo uno y también es de tres sílabas).


Ahora es cuando me empieza a parecer que ya no falta tanto ni tan poco como hace nueve decenios, y que puede haber margen de errores en esto de aprehenderse todo lo que el cosmos va dejando caer mientras anda. Tarde o temprano uno se termina interponiendo siempre entre un espejo y otro. A lo mejor hasta se puede llegar a discutir esa ingenuidad con que se avanza, con que se cruza un hombre de vereda como si por ese lado del relato fuera a llover menos. A lo mejor dure este momento lo que duran las tardes en los solsticios. Y lo mejor en eso que me estoy buscando, me llego a alcanzar, me suspendo los cataclismos y me vuelvo a inventar.















domingo, 17 de agosto de 2014

★simultáneo sui generis*




Ninguno dicta.
Todos copian y van por el mismo párrafo
la misma oración
la misma palabra
la misma letra
el mismo pedazo de firulete en el papel.

No sangran.
No les dejaron piedras para escarbar.

No crecen.
No les quedaron canciones para morir.

Todos escurren el lápiz en la misma zanja.
Se cierran con llave el mismo renglón.
Pero ninguno tiene el tintero tan aguado

como para sacarle punta al otro.






 *en Poetas y Narradores Contemporáneos. CABA: De los cuatro vientos, 2013.













jueves, 7 de agosto de 2014

★piedra, papel o tijera




tan confuso es el aire 
cuando la atraviesa
tan ilegible
tan compacta la fosforescencia
cuando le tropieza el cuerpo

ella sigue arrodillando agujas sobre los almohadones
sigue aguantando la costra rocosa que le va formando el lápiz en las manos
el roce achatado de la baraja española con que solía leerse el futuro
y que ahora guarda en una caja de zapatos viejos

tan irreconocibles son las máscaras
que lleva montadas en el pubis
tan papel crepé / tan desteñidas / tan jurásicas

ella sigue rellenando maniquíes con medias tres cuarto y papelitos de colores
sigue haciendo birding desde las clavijas arrancadas de la ventana/balcón
sigue mojándose la solapa del abrigo
-          porque la lluvia insiste  -

tan aludidos están los verbos que va anotando en la libreta
tan apretado el diálogo entre las sílabas

ella sigue repitiendo su nombre frente al espejo
sigue asesinando poemas en el respaldo de la cama
tan meteórica es su falta de sed tántrica
tan impasible

todo lo que toca se convierte en su álter ego
se le obstina
pero ella sigue
sigue interrumpiéndose de vez en cuando los vértices
(para arrancarse del cuadro sin estropearse los tonos pastel)
sigue mintiéndose al salir de casa
inalterable
laberíntica
siempre

tan insoportablemente ajena




De entre los ruidos ©, 2015.
foto: ojodigital.com




viernes, 27 de junio de 2014

en esta noche, en este mundo




(…)


y nada es promesa
entre lo decible
que equivale a mentir
(todo lo que se puede decir es mentira)
el resto es silencio
sólo que el silencio no existe

no
las palabras
no hacen el amor
hacen la ausencia
si digo agua ¿beberé?
si digo pan ¿comeré?
en esta noche en este mundo
extraordinario silencio el de esta noche
lo que pasa con el alma es que no se ve
lo que pasa con la mente es que no se ve
lo que pasa con el espíritu es que no se ve

¿de dónde viene esta conspiración de invisibilidades?
ninguna palabra es visible

(…)
hablo
sabiendo que no se trata de eso
siempre no se trata de eso
oh ayúdame a escribir el poema más prescindible
el que no sirva ni para
ser inservible
ayúdame a escribir palabras

en esta noche en este mundo


Alejandra Pizarnik. Fragmento de “En esta noche, en este mundo”, en  Textos de sombra y últimos poemas (1971-1972). 




miércoles, 18 de junio de 2014

★agua




apretarse
lastimarse la humedad de los ojos
hacer con el hielo que sobra
que deforma
que incendia
un manojo de caldos mugientes
un vientre

repetirse
empezarse el cuerpo por la espalda
abreviarse las coincidencias
llover  hamacas en los patios
carteles
                                                                            nombres
                                                                            bocas
ejecutarse los excedentes y descubrirse inmortal

retomarse
acalambrarse las cobardías / las pieles / los falsos espejos
abrillantados
anónimos
incoloros / inodoros / insípidos
el vidrio licuado con que se suelen empapar los techos de las casas
los atajos
los umbrales de cada guardarropa profanado
                    de cada intervalo
                                                               el suelo

algunos desencuentros pueden sudar condenas íntimas
ocultas

algunas transparencias pueden morir de oscuridad

oxidarse






de entre los ruidos©, 2015